jueves, 24 de septiembre de 2015

Porqué esta semana no va a haber entradas.

Bueno chicos, ya es Jueves y aún no he subido ninguna entrada, yo si fuera vosotros estaría furioso conmigo mismo. Sólo he subido la entrada del Lunes "Caída en desgracia" y la de hoy "Tú y sólo tú".
Bueno veréis, ahora estoy trabajando y no tengo mucho tiempo, sin embargo ese no es el motivo.
He estado subiendo las entradas que os debía, con regularidad, os debía tres meses y he subido la de dos (aunque la de caída, con un poco de retraso, pero la subí que es lo que cuenta).
El motivo de que no haya subido esta semana más que una de la que os debía sin embargo no es ese. El motivo es simple y alguno podréis más o menos intuirlo.
Estoy atravesando una serie de circunstancias personales complicadas, difíciles. Y estoy deprimido. Hay gente en mi vida que está luchando por mantenerme animado y no voy a mentir, lo consiguen, en su compañía estoy radiante de felicidad, pero cuando no están no es fácil mantener ese estado de animo. Así que ese es un poco el motivo. Estoy atravesando un problema bastante gordo, no es algo gordo en el sentido de peligroso o algo así, pero es algo que emocionalmente me deja bien jodido, con perdón de la expresión. Es una de esas cosas que despierta tu tristeza, no puedes entender que pase, despierta tu frustración y rabia porqué a pesar de tus esfuerzos ese problema va a más y no va a menos.
Además de toda la tristeza e ira que pueda despertar ese problema en mí, está que mi vida personal, mis problemas y circunstancias han salpicado a este blog, y eso me ha dolido bastante. Es decir, este era mi pequeño reino donde campar a mis anchas, donde aislarme del mundo, era mi fortaleza de la soledad, mi guarida, y por decirlo en términos metafóricos la integridad de esa barrera de soledad y aislamiento se ha roto.
Eso me dolió tanto, que este problema salpicara al blog, que incluso pensé en cerrarlo, en dejar de escribir en él, para mi el blog estaba acabado después de eso, no tenía sentido seguir escribiendo en él, era como si me lo hubieran matado. Pero gracias a dios, o lo que sea que ha tenido que ver, mi novia, (que es la chica más maravillosa de este mundo y la más guapa) me convenció para que no lo cerrara y para que no dejara de escribir. me tranquilizó ya que ella tiene la extraña capacidad de serenarme pase lo que pase, y me hizo entrar en razón.
Así que de momento esta semana no publicaré nada. La razón de que haya publicado la entrada "Tú y sólo tú" es que la persona que la inspiró se merece que haga ese pequeño esfuerzo por ella. La semana que viene publicaré las cuatro entradas que os debo, aquellas atrasadas. Pero después en este blog no escribiré más. Creo que todo tiene una vida y aunque este blog significa mucho para mí es la hora de cambiar, "renovarse o morir" y tal vez lo que ha pasado sea una señal de que es hora de evolucionar.
Bien, no os preocupéis dejaré de escribir en este blog, pero no dejaré de escribir, me mudaré de blog, por decirlo así, simplemente. El nuevo blog esta en gestación así que cuando este listo y empiece a escribir en él lo anunciaré en mis redes sociales y aquí, os daré la dirección, para que lo que me seguís y leéis podáis seguirlo haciendo.
Y bueno eso es todo, os debo decir a los que os gusta lo que leéis aquí, que debéis agradecer a esta maravillosa mujer que me haya convencido de seguir escribiendo, no diré su nombre por privacidad, pero que sepáis que ha sido ella y sólo ella la que ha conseguido convencerme de seguir escribiendo pese a este incidente. En fin ella es la que ha inspirado cada relato de corte romántico de este blog, Así que imaginad la capacidad que tiene para sosegarme y hacerme entrar en razón.
Eso es todo queridos lectores, siento las molestias de teneros sin entradas.

Tú y sólo tú.

https://www.dropbox.com/s/zo7ndxtlcucu9j4/T%C3%BA%20y%20s%C3%B3lo%20t%C3%BA.pdf?dl=0

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Clemencia para quienes no la tienen.

Hoy, Sábado 29 de Agosto me he encontrado una noticia en el periódico que me ha llamado la atención. Antes de opinar sobre ella, les explicaré un poco de que trata.
Ayer miles de personas se manifestaron en Bilbao, en el día grande de las fiestas. Convocadas por familiares y amigos de los presos, la marcha revindicaba el encarcelamiento de 11 presos de ETA gravemente enfermos.
Con numerosa presencia policial, el acto a contado con el apoyo de organizaciones como Sortu, EH Bildu, el sindicato LAB y la red ciudadana Sare. Dicha manifestación ha sido convocada por la plataforma Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión. La manifestación fue anunciada en las redes sociales con un encapuchado que advertía "Mientras haya represaliados políticos, no podrá darse por superado el conflicto y mientras haya conflicto no podremos garantizar que no haya más represaliados."
En dicha manifestación los familiares de los presos han leído un comunicado han explicado en este que los gobiernos de España y Francia vulneran los derechos humanos de estos presos al mantenerlos recluidos estando enfermos, de manera que están llevando a cabo procedimiento ilegales.
Bien, aquí tienen la noticia, si es verdad que algo resumida, pero es esta. Tal cual, no he añadido nada de mi cosecha ni hay un sólo dato que no sea cierto. Ahora que conocen esta noticia sin adulterar aunque resumida, pueden opinar sobre ella. Y ahora por consiguiente, yo daré mi opinión.
Bien es cierto que esta gente tiene todo el derecho del mundo a manifestarse y pedir lo que sea que han pedido, y más aún cuando lo han hecho de forma pacifica y sin incidentes, por ese lado tienen mi enhorabuena.
En cuanto a lo que piden... Pues no, simplemente a mí, personalmente, se me caería la cara de vergüenza si tuviera que pedir esto, o si me manifestara por esto. Simplemente. No soy jurista y no puedo decir si mantener a esos presos enfermos transgrede o no sus derechos humanos. Lo que si puedo decir es que por mi se pueden pudrir allí dentro. Es decir, que fuerte suena eso que acabo de decir ¿no? Antes de continuar les pondré la definición de terrorista, para que puedan leerla.
Definición de terrorismo según "Definicion.de": <<El terrorismo es la dominación por medio del terror, el control que se busca a partir de actos violentos cuyo fin es infundir miedo>>. Bien creo que es una buena definición, ¿no?
Es decir, el terrorismo, el terrorista es el que hace su voluntad por miedo del terror. Terror, quédense con este concepto. El que ejerce el terror. De manera que este individuo, un terrorista, ¿debe recibir clemencia, pese a ser lo que es, porqué está enfermo? No es un ladrón, un vándalo, no es un delito pequeño, no es un criminal de baja categoría, no. Es un terrorista, alguien que trabaja usando el terror como herramienta, alguien que por tanto no conoce la clemencia, la piedad, es un terrorista, y debemos dar a alguien que nunca ha hecho uso de la bondad o de compasión, debemos darle misericordia y perdón, ¿cierto? Pues por mi parte no, que nadie cuente conmigo para eso.
Puedo entender a los familiares de estos criminales, muchos de ellos me imagino que compartirán sus ideas, que para ellos las victimas de su criminal cónyuge, hermano, hijo, sobrino o amigo, no son personas, sólo objetivos, enemigos, poco más... ¿Que más da que hayan muerto ocho que ochenta? ¿Si no son auténticos vascos como el que les ha mutilado, matado o torturado, que más dan?
Otros simplemente les querrán y aunque no compartan sus ideas, les quieren, el amor a un familiar es algo muy difícil de romper algo que no entiende de razones...
Bueno puedo entenderlo. Pero no lo apruebo, no me parece bien y no me parece razonable.¿Que piedad recibieron ellos?:
JUAN PRIEDE PÉREZ
CECILIO GALLEGO ALAMINOS
SILVIA MARTÍNEZ SANTIAGO
JUAN CARLOS BEIRO MONTES
ANTONIO MOLINA MARTÍN
JOSÉ LUÍS JUAN PAGAZAURTUNDUA RUIZ
JULIÁN EMBID LUNA
BONIFACIO MARTÍN HERNÁNDEZ
DIEGO ARMANDO ESTACIO
CARLOS ALONSO PALATE
RAÚL CENTENO
FERNANDO TRAPERO
MIGUEL ISAÍAS CARRASCO
JUAN MANUEL PIÑUEL VILLALÓN
LUÍS CONDE DE LA CRUZ
IGNACIO URÍA MENDIZÁBAL
CARLOS SÁENZ DE TEJADA
DIEGO SALVÁ LEZAÚN
EDUARDO ANTONIO
JEAN-SERGE NÉRIN
Y estos sólo son algunos de los que han sufrido el intento dominio por medio del terror de ETA.
Así que me parece genial que se manifiesten, y sobre todo que lo hagan de forma pacífica. Pero aunque apruebo los formas no apruebo la finalidad. ETA es una manada de perros locos, de asesinos, de monstruos. No son libertadores, héroes, soldados ni si quiera personas. Sólo malas bestias.
Así que por mí que se pudran en la cárcel, no merecen piedad, como mucho la que les pueda dar nuestro sistema legal y la soledad de una celda.

lunes, 27 de julio de 2015

¿Qué pasa con Borja?

Hago esta entrada porqué vosotros, mis lectores, merecéis una explicación a mi inactividad reciente. ¿Qué es lo que pasa conmigo, porqué no publico? Bueno voy a responderos.
Bien, últimamente llevo un mal ritmo, desde la Summer Cup, (la competición deportiva que la semana del 19 me impidió subir entradas), no he subido nada... ¿Por qué? Pues la verdad es que no he estado de mucho animo, y no me daban ganas de escribir en el blog.
Normalmente suelo subir una entrada semanal y desde que empezó el verano (algo más tarde en verdad) hice algunas extra, me daban ganas de escribir y hacía una entrada con mis reflexiones sobre un tema, pero después de este lapso de actividad superior a la normal me ha dado un poco de bajón...
Tenéis que entender que este blog es algo que hago, algo que actualizo y en lo que trabajo porqué me hace feliz, si no me hace feliz no lo hago, y no es no me haga ya feliz, sino que no me apetece últimamente escribir aquí...
Eso no quiere decir que el blog cese, sólo que necesito un descanso y quitarme un poco la presión de tener que subir entradas...
Veréis, si me estresa en verdad, aunque os parezca mentira, no tengo Internet en mi domicilio y cuando escribo una historia o un artículo para los que necesito investigar o documentarme, tengo que hacer mil inventos para conseguir Internet y trabajar en dicha entrada. Y mil más para publicarla, así que esto, este blog me agobia un poco, y sólo lo mantengo porqué amo escribir.
Que pesado soy por dios, ya sea dando excusas o declarándome, en fin... ¿Cuantas palabras he usado en este blog para lo uno y sobre todo para lo otro...?
Bromas a parte, recapitulando. El blog no ha cesado, sólo necesito un descanso y siento haberos tenido sin entradas ni explicaciones. Dadme unas semanas para descansar y liberarme un poco y después haré como aquella vez que me retrasé con unas entradas e hice una semana publicando cada día. Pues eso, después de mi descanso, publicaré de una tirada todas las entradas que os deba. Haciendo en una semana una diaria o más.
Me despido. Lectores, siento este lapso de inactividad, os debo una. Un saludo cariñoso que os quiero un montón y mis disculpas de nuevo.

Borja Díaz Casas.

sábado, 4 de julio de 2015

Cuando me quitas la mueca.

Esto fue algo que escribí el Jueves 25, y que no publiqué no se ni porqué, pero la que inspiró está entrada merece que dicha entrada vea la luz, así que aquí está:


Una vez más mis revoloteados pensamientos no me dejan dormir. Es de madrugada, no preguntéis que hora, estoy demasiado atareado escribiendo y enloqueciendo a la vez como para bajar los ojos a la esquina inferior derecha de la pantalla y verlo. Ya no se ni que hora y no paro de dar vueltas a la misma cosa. Quizás también influya que hoy he dormido hasta tarde y no tengo sueño.
Hoy ha sido un día duro para mí, iba bien hasta que ha aparecido ese bache insalvable que me ha jodido vivo. Me ha desanimado y dejado sin fuerzas. He llegado a casa sintiéndome inútil, un grano de polvo más en una tormenta de arena. Sintiendo que nada de lo que dijera, que ninguna palabra, ninguna caricia, ningún beso, carcajada, sonrisa o consejo que saliera de mí influiría en nada, que no dejaría ninguna huella, que era alguien desechable en un montón de inútiles almas humanas que pululan sin sentido ni destino.
Hoy he llegado a casa sintiéndome condenado a la mediocridad, sólo, desamparado, triste, deprimido, rindiéndome alguien que no puede contar con nadie, sintiendo que a mi alrededor no dejo huella en nadie, no hago nada que merezca atención, reconocimiento ni lealtad ajena. He llegado tan hastiado de la vida, tan deprimido, que no veía más que negro donde miraba, que mi propia desesperación me impedía ver las cosas con claridad. He decidido escribir, para desahogarme y ni siquiera eso podía, pues no me daban las fuerzas, mi ánimo no me permitía más que llegar a un sofá y dejarme caer allí agotado de vivir de forma inútil y mediocre.
Y entonces tú has llegado. Me has dicho cuatro cosas que me han animado, para que más si el sentido de lo dicho me llena por completo. Has aparecido como de repente y me has cambiado el ánimo en segundos, me has enternecido, me has enamorado, me has animado, me has devuelto mi euforia, mis ganas de vivir, mis fuerzas, me has llenado de vida.
En serio, ¿como cojones lo haces? ¿Como lo consigues. Como me devuelves mi fuerza de voluntad, como sacas lo mejor de mí? ¿Como eres capaz de nutrirme de vida, de titánicas fuerzas, para aplastar a lo que me aplasta? Me has devuelto el vigor, sólo con palabras, me has dado ánimos para luchar sin mirar más que hacía delante, sin tregua ni cuartel, sin posibilidad de rendirme, para dar hasta la última gota de sangre si hace falta por no dejarme aplastar, por merecerte, por ser tan fuerte, tan bueno, tan increíble como tú. No sé como lo haces, no se si es porqué se que no puedo contigo si intento seguir apoltronado en mi tristeza, que no hay manera en ganarte una discusión cuando te empeñas en darme ganas de vivir, que no te vas a conformar con decirme esas palabras románticas que esperas que me animen, ya que si estas no funcionan te remangas y me metes dos guantazos reconstituyentes si hace falta para que me serene. No se si es el que te ame. El que sienta que debo ser más fuerte, más grande, mejor, para poder cuidar de ti, no se si es que eres el mejor de los ejemplos a en lo que seguir adelante se refiere. No se que tienes, no se que haces. Sólo se que llegas y se me olvidan todos mis males, me dan ganas de reír, de escribir, de gritar. Me dan ganas de vivir como yo vivo, pareciendo un perturbado mental que no puede parar quieto. Como vivo cuando soy feliz, cuando me haces feliz. Me dan ganas de besar tus labios, acariciar tu cuerpo, dejarme consumir por la pasión y la lívido que me embriaga sólo con una de tus increíbles miradas, sólo con el roce de tus pequeñas y suaves manos, con la caricia de tus cabellos castaños rozando mi cara cuando te beso, con el movimiento de tus preciosa piernas, perfectamente orquestado... Y ya si me enseñas carnes me vuelvo loco. Y como ahora con estas ocurrencias repentinas siento ganas de reír, rato después de que me hayas surtido efecto.
Siento ganas de comenzar el siguiente día lleno de fuerzas esperando que me pase lo mejor que me pueda pasar... Eso cuando consiga dormir porqué la euforia no me deja ahora...
Es tarde e intento no extenderme mucho... Simplemente necesitaba decirte una vez más, porqué creo que por muchas veces que te lo diga no son suficientes, necesitaba decirte, que te amo. Que no puedo dejar de hacerlo, no puedo dejar de celebrarlo, de sentirlo, de demostrarlo. Que es imposible no amarte, que... Joder, ya me estoy poniendo noño otra vez... Madre mía...

En fin. Que esta entrada está siendo muy extraña y caótica, porque escribo según me vienen los sentimientos, en tropel, sin orden ni concierto, que me has dejado el corazón revolucionado y ahora no hay quien ponga orden ahí dentro. Mi pulso acelerado, mi respiración agitada, mis músculos tensos, y no pierdo las ganas de saltar de la cama pensando que el tiempo que no invierto en ti es desaprovechado. Leche, ya dormiré cuando esté muerto, todavía tengo que aprender a escribirte sonetos. Y ha cantarte canciones. Y a llenar tu vida de aventuras. Y tengo que aprender a relajarme, porqué quererte ya sé, y creo que lo demuestro... Esto debe ser lo más extraño y desordenado que he escrito nunca. Revolucionas mi vida, y Dios, que bien está mi vida desde que le das la vuelta con miradas esmeralda y con besos como los que nunca me han dado, ni he robado...

Los Iphones de las Cortes Valencianas.



miércoles, 24 de junio de 2015

Hay un momento para dejar marchar

 ¿Porqué hay personas que se empeñan en hacer las cosas más difíciles de lo que ya son? Es decir ¿porque alargar la agonía?, ¿porque perder la dignidad?, ¿porqué quedar como un idiota?, ¿porque convertirte en algo o alguien que tu mismo despreciarías?, ¿porqué sumirte en la más insólita inmundicia emocional?
Me refiero a esos comportamientos extraños que tienen ciertas personas ante una ruptura. Pongamos un ejemplo:
Persona A y persona B tiene una relación. Persona A termina por los motivos que sean con persona B.
Bien aquí hay una elección que tiene que tomar la persona B. Mantener su dignidad, asumirlo y superarlo... U obsesionarse y hacer de los siguientes meses un infierno para A.
Y este es el segundo caso que no puedo entender. En que momento B llega a la conclusión de que acosando a A, haciéndole daño, y no saliendo de su vida, no olvidando y torturando al pobre A, en que momento B, piensa que las cosas serán como antes, que eso le hará sentir bien o que simplemente es lo que debe hacer. ¿¡En que momento!?
Mirad yo puedo entender la máxima esa de "lucha por lo que quieres", pero tiene un límite. Cuando una persona te dice que no quiere estar contigo, puedo entender que intentes reconquistarla. Pero una cosa es esperar unos meses a que se enfríe la cosa, a que te echen de menos, a que recapaciten, dar un poco de espacio y ver si ha sido sólo un error... en fin esas cosas. Luchar por alguien es que B deje espacio para A y tras un tiempo intente retomar la relación, acercarse, ver si queda algo. Y si no queda nada, pues simplemente retirarse con orgullo. Eso es hasta cierto punto comprensible. Hay veces que por determinados motivos, por problemas y situaciones llenas de estrés podemos tomar decisiones desacertadas. Así que bien, si, lucha por él, o por ella. Pero una cosa es luchar. No rendirse, dar espacio y esperar... Y otra cosa es convertirte en un psicótico o psicótica que no deja en paz a la otra persona.
Mirad, yo, y hablo desde mi punto de vista, quizás este equivocado... En fin yo creo que lo mejor que puede hacer uno cuando le dejan es mantener la dignidad. Eso no significa que hagas como que no pasa nada, significa que no te rebajes, y que no te arrastres. Si esa persona que quieres no desea seguir contigo, es muy difícil que tu puedas hacer nada para cambiarlo, seguramente aunque decidas esperar para volver, fracases. Hay cosas que terminan y punto. Cuando te dejan pueden decirte la verdad por dolorosa que sea, o soltarte una mentira del copón. Pues bueno entiendo que una persona quiera que si le dejan, al menos le digan la verdad, le digan el verdadero motivo, es lo mínimo que merece y que lo hagan a la cara. Y buscarlo no está mal siempre y cuando B, no se pase buscando el motivo por el cual le han dejado. Si intentas averiguar porqué te han dejado de verdad, porque deduces que te mienten, llegará un momento en que la otra persona te lo dirá o no. Y tu sabrás cuando llegue el momento de si te van a decir la verdad, o te van a aseguir engañando. Por mucho que duela, tu lo sabrás. Por mucho que te desespere y te queme tu sabrás si A se va a sincerar o no.
Llegado ese momento, donde te han dicho la verdad, la has averiguado o simplemente no la sabes ni la vas a saber. Llegado ese momento donde ves que la otra persona ha tomado la resolución de acabar con lo vuestro y nada de lo que digas o hagas va a cambiar su parecer, llegado ese momento, lo mejor que puedes hacer, por experiencia lo digo, es tener dignidad, orgullo, Que esa persona no te quite lo único verdaderamente tuyo que tienes. Asimílalo y vete. No intentes mantenerlo a tu lado esperando que algo le haga cambiar de opinión, no montes una escena, no intentes vengarte ni te obsesiones con él hasta que vuelva (porqué en el fondo sabes que no volverá sino no sería tanta la desesperación que arde en tu corazón). Simplemente asúmelo y vete. Llora, maldice tu suerte, dile lo mucho que la quisiste, dile como te hacía sentir. Deja que el dolor fluya, no te estoy diciendo que lo ocultes. Simplemente te estoy diciendo que no te arrastres. Lo mejor que puedes hacer repito es mantener tu dignidad. Si te dejan y te rompen el corazón, si es insalvable y tú sabrás en seguida si lo es, pues no tienes muchas más salidas elegantes. No está mal expresar tus sentimientos, no tienes porqué ocultarlos, joder esa persona te importaba y ahora te está destrozando. Pero todo tiene su momento. Deja claro como te sientes, cuanto lo querías, di lo que tengas que decir y después vete. Conserva tu dignidad, que no te quite eso, junto al amor que tu tenías para él o para ella. Eso es lo mejor que puedes hacer. Hay personas malvadas, inconscientes y egoístas. Y por tanto hay personas que harán mucho daño por eso. Pero hay personas buenas. Y a veces hacen daño sin querer hacerlo. Pero que una persona te deje no significa que sea mala, simplemente que lo que sentía por ti se agotó, o que simplemente se equivocó intentando quererte cuando no podía. Por eso lo mejor que puedes hacer cuando eres B, es asumirlo conservar tu dignidad y dejar marchar a esa persona. Si A es una hija de puta o un hijo de puta, pues que le jodan, él o ella se pierde estar a tu lado y recibir tus cuidados y cariños. Y si es una buena persona que simplemente no sentía lo necesario por ti para estar contigo, pues no le amargues, él o ella te cuidó mientras estuvo a tu lado, tuvisteis algo bonito, quédate con eso y déjalo marchar.
Pero eso de obsesionarse con alguien y acosarle, llamándole a todas horas, colándote en su circulo de amigos e influencias para obligarle a estar cerca de ti. Manipulándole a él y a otra gente para hacerlo volver. Eso no está bien. Porque si A es una mala persona que te ha hecho daño por ello, te estás rebajando a su nivel. Y si es una buena persona que se ha equivocado, porqué es humana, porqué esas cosas pasan a veces y te ha hecho daño por ello... Pues estás jodiendo a una persona que no se lo merece y que te trató bien mientras pudo.
Y luego está quien no se obsesiona para recuperarlo, sino que decide vengarse, o tan sólo, después de obsesionarse, ve que no va a recuperar a esa persona y decide castigarle. Esta es la senda de los castigadores, amigos y amigas. Aquellos hijos de puta que hacen de la vida de A un infierno, se lo merezca o no. Repito. Si se lo merece, te estás rebajando a su nivel y si no estás haciendo daño a una buena persona que te cuidó mientras pudo. En este caso es cuando B decide hacer cosas, llevar a cabo acciones, con toda su malicia y mala hostia, esperando dañar a A, muchas veces pretenderá hacerle daño, para que cuando A este herido emocionalmente, Puleva a los brazos de B... Tiene cojones la cosa... En este punto B empezará por cosas que resbalarán a quien le rompió el corazón y si no cesa porque recapacite irá a más. Empezará a dejarlo o dejarla como el malo o la mala, (el maléfico A). Pondrá a gente en contra de A, contará intimidades y secretos de A, entrara en la zona de confort de A siempre que pueda para destruirla... Un ejemplo de eso son las o los exs que aprovechan esa llave que no te devolvieron para destrozar tu casa, para desguazar tus cosas, para mandar a la mierda tus proyectos y trabajo... Etc... Eso cuando no son auténticos psicópatas que te atacan literalmente a ti.
En fin he aquí los casos. Sabéis que es lo peor. Lo peor de esto no es lo que se pueda rebajar una persona, lo que pueda decepcionar a su víctima que en otro tiempo la o lo quiso. Lo peor no es lo bajo que cae B.
Lo peor de esto es cuando A es una buena persona, una persona que simplemente dejó de estar enamorada, que simplemente no estaba preapartado o preparada para una relación. Una persona que en definitiva quiso y cuido de su pareja hasta que sintió que no podía tratarla como antes y prefirió cortar la relación a no ser un novio o novia adecuado o adecuada. En estos casos A, que sufre la venganza o la obsesión de B... En estos casos esta jodido. Porqué eso le hace más daño del que se pueda pensar...
Mirad yo he estado en las dos situaciones. Me han dejado y roto el corazón y he tenido que romper alguno, porqué prefería terminar una relación con una persona a lo que no podía querer y cuidar, a mantener una relación con una persona a la que no podía querer y cuidar.
Y no os voy a engañar yo también me he obsesionado a veces un poco, es duro decir adiós. Pero me he obsesionado en la primera relación un poco seria que tuve, que era un cacanajo, un imberbe, un enano, que no sabía nada de sentimientos ni de na'. Y creedme he compensado a la pobre persona que me sufrió como ex. Todo lo que he podido, hasta lavar mi culpabilidad. Y en el resto de relaciones pues he intentado no hacer lo que no querría que me hicieran. Me han dejado más veces, es lo que tiene la vida y me han roto el corazón unas cuantas. Y pues eso, llega un momento cuando te están dejando, en el que tu sabes que ya no puedes hacer nada por salvar la situación, en el que sabes que no puedes hacer nada para averiguar porqué te dejan de verdad. Así que simplemente, coges, dices las últimas palabras que consideras oportunas y te vas, con dignidad, "pues si no quieres estar conmigo, peor para ti" y ya está. Es duro. Pero es más duro arrepentirse de haber sido un ex acosador o un ex vengativo o simplemente un ex gilipollas. El tiempo pasará, tu corazón curará y recordarás esa ruptura que te hizo más fuerte, y si la asumiste con dignidad pues la recordarás con orgullo, porqué fue algo que te hizo mejor y más sabio. Simple.
Y por otro lado también, como decía, he estado en el lado de los que rompen el corazón. Y joder hay veces que pasa, somos humanos. Estás con una persona, y la cosa no funciona simplemente, tú lo intentas, haces lo posible, pero es que no la quieres, y ves que cada vez te empieza a costar ser atento con esa persona, ser cariñoso, en fin, ser buen novio o buna novia. En definitiva te cuesta querer a esa persona, con el tratamiento que ello implica, porqué simplemente no le quieres o no la quieres. Son cosas que pasan. Y lo mejor que se puede hacer en esos casos es no tener engañada a esa persona, por lo tanto romper es la única opción, porqué si no puedes cuidar a una persona que es tu pareja como debes, es mejor que no sea tu pareja. Simple. Y bueno pues tú, a tu pesar, cortas esa relación, has sido buen novio, o buena novia, porqué no eres un hijo de puta egoísta, malvado o carente de sentimientos. Pero como ya no puedes ser bueno, porqué no sientes lo que debes de sentir, rompes, con cuidado, con delicadeza y sobre todo a la cara, tragándote toda la mierda que ello implica, si, pero es lo mínimo que puedes hacer para compensar de alguna manera quien dejas... Pero cuando la otra persona decide comportarse como hemos dicho que no debe de comportarse... Cuando tu te comportas como debes... Uy majo, la que te va a caer.
Porqué da igual lo atento/a que hayas sido, todo el bien que hayas hecho, da igual que hayas sido el puto amo (o el equivalente femenino de este termino, que no se bien cual es). Da igual. Como a la otra persona se le mete entre ceja y ceja entrar en estado de bestia herida... Estas jodido, o jodida...
Es curioso, porque cuando tu eres A, tampoco es fácil ni agradable. Y aquí estoy hablando desde mi punto de vista y desde mi experiencia, repito. Quizás sea la persona más equivocada del mundo y no me de cuenta de como son las cosas, yo hablo desde mi perspectiva. Como decía no es sencillo. Estás haciendo daño a una persona, sin querer, no era tu intención, no sabías que eso iba a terminar así, pero ahí está, le vas ha hacer daño hagas lo que hagas y joder eso no es agradable. Por otro lado, quitando los posibles cargos de conciencia, joder, te quedas sólo, y me refiero a que pierdes a una persona importante para ti, es decir hay casos y casos y excepciones hay, seguro, en cada punto del que he hablado hay excepciones. Pero en la mayoría de estos casos, te quedas sin una persona importante, si bien no la quieres en un sentido romántico, eso no quiere decir que no le tengas aprecio. Y la estás perdiendo, como amiga o amigo, como compañero o compañera... En definitiva la estás echando de tu vida, porqué eso del "seguimos siendo amigos"... Eso es un cuento a mi no me jodáis.
Pero las cosas son así, así es como te sientes, y ojo que no es queja, es lo que toca, apechugar y para delante, pero eso no evita que en la mayoría de casos, y estamos hablando si eres una persona de cierta categoría, de cierta honradez, sentido común y demás, pues te sentirás así.
Intentas hacer las cosas bien, pero no puedes porque B... B te va a tocar los mismísimos lo que no está escrito. Te va ha hacerlas pasar putas, ya sea obsesionándose contigo o vengándose. Y tu te quedas con una cara de gilipollas monumental pensando: "¿Para esto he intentado hacer las cosas bien, o todo lo bien que podía?" "¿Para esto yo ando sintiéndome mal, y sintiéndolo por él/ella?" "¿Para esto tanta culpa?"
Exacto para eso, para eso remordimientos, para eso noches sin dormir, para eso sentirte como una mierda egoísta, para eso sentirte mala persona, para eso tanto tiempo dedicado, para eso tanto esfuerzo, para verte acorralado por una obsesión o una venganza emocional. Para acabar dolido o harto. Para acabar deprimido y aislado.
Y llega un día que al fin ese infierno termina, la otra persona, el señor o la señora B se cansan, se aburren o simplemente lo superan o se olvidan y te dejan en paz. Da igual cuanto tiempo haya durado. Tu estarás ese tiempo, o más, perfectamente pensando "Los cojones me meto en otra relación" al menos en la mayoría de los casos. ¿porqué? Pues porqué no piensas en tardes llenas de risas, en caricias y besos robados, en miradas fugaces llenas de amor. En manos que se encuentran cuando vas andando junto a esa persona, para enlazarse. No piensas en notas rápidas llenas de ternura, tanto enviadas como recibidas. No piensas en días que empiezan con nervios y euforia cuando ves a esa persona...No, piensas en un, o una psicótico/a que te va a hacer la vida imposible cuando se acabe lo vuestro... Todo por un o una imbécil que no tenía la madurez ni el amor propio de decir, "pues si me dejas, por mucho que duela, ahí te quedas". Por eso...
En resumidas cuentas. Una ruptura es difícil. Y cuando se trata de una relación entre personas con valores, con moral y honradez, personas que de verdad se han preocupado, al menos mientras durara el idilio, por su cónyuge... Pues en estos casos la ruptura es dura para ambos, pero al menos no es violenta. No nos vayamos a engañar, el que ocupa el puesto de B, al que dejan, ese está muchísimo más jodido es cierto. Pero para el otro, si tiene un mínimo de humanidad tampoco es agradable.
Así que por nosotros mismos, lo mejor que podemos hacer, sea cual sea el lugar que ocupamos en una relación y sobre todo en una ruptura, si la hay, es tener dignidad, amor propio y orgullo. Amar y cuidar cuando toque. Y dejar marchar y superar, si tenemos la desgracia de que nos dejan. En cualquier caso, por muy mala que sea la otra persona, no debemos rebajarnos a su nivel, todo cura y al final aunque sea a las malas sirve para aprender.

Así que si alguien que es de los que hacen daño por egoísmo y mala fe, tanto cuando dejan, como cuando son dejados. Mirad, iros un poquito a la mierda, aprended a madurar, cachos de cabrones/nas. Y sobre todo, aprended a tener humanidad y dignidad, orgullo y honradez y tratar bien a la otra persona, ya sea porqué se lo merece porqué os quiere y os cuida o porqué os ha querido y os ha cuidado, o ya sea por al menos no rebajarse a su nivel de hijo putismo... Y con estos últimos pensamientos me despido. Un saludo lectores.

lunes, 22 de junio de 2015

A mis hermanos.

 Uno puede escribir y dedicar cientos de párrafos y folios a gente, conocidos, amigos, parejas, familiares, etc... Y en la mayoría de los casos esos escritos dedicados nunca serán merecidos. Pues las personas tienden a ir y venir y pocas relaciones, afectivas, carnales, sentimentales, son para siempre. De manera que yo mismo he dedicado líneas a gente que no lo merecía, aunque soy un tonto con suerte, ya que he dedicado líneas a gente que si lo merecía de verdad, y creo que debo de ser una de esas personas que rompen la norma y que ha tenido la suerte de tener que arrepentirse pocas veces de que esas dedicatorias fueran inmerecidas. Ya que por el momento salvo excepciones que puedo contar con una mano, aquellas frases que dibujé en un folio pensando en alguien, por el momento están bien dibujadas y con razón de estarlo.
Sin embargo hay algo que no he hecho y otra cosa que si, os explico; Nunca he dedicado unas líneas a mis hermanos verdaderos, a aquellos que comparten lazos sanguíneos y genéticos conmigo, es por eso que he decidido enmendar mi error con este escrito y ponerle solución en cuanto termine de divagar.
Por otro lado hay algo que si he hecho y a veces mal. Hay veces que he conocido a personas, con las que he trabado amistad y con las que creí que esa amistad duraría para siempre, o si no para mucho tiempo, personas que creí que me eran leales y en las que creí que podía confiar. Personas a las que traté con ese sentimiento fraternal de hermano, de forma inmerecida... Y que, bueno en el mejor de los casos digamos que simplemente me han fallado, para no entrar más en detalle, ni ahondar más en la herida.
Una vez hechas todas las introducciones y una vez divagado todo lo divagable, vamos a dedicar esas líneas que mis dos hermanos se merecen. Para empezar, ¿Por qué hago esto por aquí? ¿Por qué no escribo una carta y se la envío a ellos? ¿Por qué una entrada de blog? Os parecerá una tontería pero me es más fácil abrirme por este medio, donde para que engañaros, se que ellos no lo leerán, pese a todo, porqué este es mi rincón seguro donde puedo escribir desde lo más hondo de mí y hablar de todo lo malo que he hecho, de todo lo bueno que he hecho y de todo lo que independientemente de su moral, pude haber hecho.
Me siento bien escribiendo aquí, me siento desahogado, me siento seguro y me siento libre, este es mi pequeño reino cimentado en palabras y prosa y me siento seguro en él, porqué si alguna vez alguien me pregunta sobre algún escrito en el que yo me abriera, siempre puedo decir "No, eso es un cuento escrito en primera persona, no es que yo piense así, es un personaje que piensa así y escribe en primera persona" y ya está. Puede que sea cobarde, si, puede que siga manteniendo aquello que dejo salir cuando me abro, dentro de mí. Puede que no reconocer la autoría de estos sentimientos eche por tierra todo el esfuerzo de dejarlos salir, puede que sí, pero yo me sigo sintiendo seguro en mi reino de "Me apetece escribir..." usando la duda de si el escrito es un relato, o es una confesión, como muralla que me proteja.
Sigamos; ¿Que es lo que pasa con mis hermanos?, para que yo me sienta en el deber de dedicarles unas líneas. Simple. Mis hermanos, lo son por parte de padre únicamente, no hace falta que os explique más. Con lo cuál hay una serie de barreras, que me impiden tener la relación que quisiera con ellos. La distancia, la edad, la familia, ya sabéis ser de madres distintas, y todos los posibles problemas y tensiones familiares que surgen en estos casos.
Yo siempre he querido tener una mejor relación con mis hermanos, pero simplemente no se ha dado. Cuando era más niño pues siempre se me olvidaba llamarlos, estar pendiente de ellos y demás, era un niño, no es que no los quisiera, o que no me importasen, simplemente se me olvidaba, no veía ni sabía, ni esperaba que esa relación perdiera fuerza por no estar pendiente de ella. Yo era un niño que jugaba con "action man's" y a la pelota, no entendía lo complejo que era el corazón humano y lo complejas que eran las relaciones, sobre todo las familiares...
De manera que la edad, la distancia y ese resto de diferencias y barreras fue enfriando la relación con mis hermanos... Ciertos problemas familiares que aquí no voy a citar también ayudaron, y de repente llegó un día en el que me dí cuenta de que mis hermanos tenían su vida, yo tenía la mía, y ya sólo compartíamos poco más que un apellido. En esta historia no hay culpable, no hay un "fuiste tú" o "fui yo"... Son cosas que simplemente han pasado. De repente un día me dí cuenta de que la relación con mis hermanos se había enfriado, simplemente noté como una barrera de hielo se interponía entre ellos y yo. No significa que no me quieran, no significa que yo no los quiera, que no se pueda romper dicha barrera, o que no vuelva a saber de ellos. Simplemente significa que esa relación esta fría y que hay que trabajar mucho para que se convierta en un lazo afectivo digno de hermanos.
El problema es ese. Ahora es muy difícil hacerlo, quiero pensar que un día cuando tenga independencia y pueda ir a donde quiera, sobre todo gracias a mi bolsillo, uno de mis hermanos me repetirá esa oferta que me hizo tantas veces de ir a Bilbao a visitarle y estar unos días allí, y que yo podré subir, aprovechar para escribir una cosa que quiero escribir allí inspirado por los rincones de esa ciudad y que podré pasar tiempo con mis hermanos, junto a ellos y demás. Pero de momento mi situación no es la más idónea para luchar por conseguir eso.
Repito, no hay culpables sólo hechos.
Reconozco que a mi me encantaría tener la confianza que tengo con algunos de mis amigos, con mis hermanos. Yo a mis hermanos los quiero, y confío en ellos. Pero no puedo tener la confianza ciega, ni la lealtad absoluta e inquebrantable con ellos que tengo con otras personas. De la misma manera que ellos no pueden tenerla conmigo. Es decir, para empezar ese nivel de confianza y cercanía, ese nivel de hermandad, no la tengo con mi padre ni siquiera, así que podéis imaginar que no puede existir con mis hermanos, ni por mi lado ni por el suyo. Yo soy un desconocido para ellos y ellos para mi casi lo mismo. La relación, como he dicho antes, se ha enfriado demasiado...
Quiero pensar que un día, lo cambiaré, que un día mis hermanos y yo estaremos en contacto de forma continúa, nos veremos regularmente, y mis hermanos pasarán a formar parte de ese pequeño grupo de gente en la que confío ciegamente, hacía la que guardo lealtad absoluta y completa, esa gente a la que no necesito preguntar porqué, ya que se, que no me fallaran, esa gente, que sé con total fe, que si pongo en sus manos mi vida, no deberé preocuparme. Quiero pensar que un día las cosas serán así. De momento no lo son, es lógico, pues yo no puedo pedir que mis hermanos sean así para mí, cuando yo no soy así para ellos. Sin embargo aunque las cosas no sean así, quiero pensar que no tienen porqué no ser en un futuro así.
Recuerdo que mil veces me he prometido a mi mismo que cada 25 de cada mes voy a llamar a mis hermanos, para saber como están, para ver que es de sus vidas... Y siempre he fracasado, unas veces porqué se me olvidara de forma consecutiva, otras veces porqué al llamar y no obtener respuesta simplemente me desanimara y desistiera. Se que es estúpido decir que no estoy comunicado con mis hermanos en plena era de la información, pero es así. Somos muy diferentes entre nosotros, y eso tampoco ayuda, ya que llega el momento de hablar y no sé de que hablar con ellos, para que veáis lo frías que están las cosas.
No es culpa de nadie la situación existente, son cosas que van pasando, muchos obstáculos y en fin cosas que pasan. Pero aún así aunque sean cosas que pasan, no puedo evitar que sean cosas dolorosas. Mi familia por parte paterna está muy resquebrajada, no somos una familia que queda si quiera una vez al año reuniendo a todos sus miembros para celebrar el evento más nimio. Más allá de mis hermanos y mi tío no conozco de forma muy personal a otros parientes paternos, de vista, me suenan, pero poco más....
Ojo que la situación por parte materna no varía mucho... No es mucho mejor. Y claro yo veo a ciertos amigos, que tienen a sus hermanos y saben que pueden contar con ellos y no puedo evitar sentir algo frío dentro de mí, algo que quema. No puedo evitar ver reuniones familiares, familias perfectamente unidas y cohesionadas con todos sus miembros en armonía entre sí y no sentirme la pieza de una maquina, que está rota y no funciona. Para que os hagáis una idea, si esto fuera juego de tronos, no haría falta que los Lannister vinieran a cargarse mi linaje, en lo que se refiere al sector de mis padres y yo, ya nos hemos encargado nosotros...
En fin tras estas reflexiones relacionadas con la baja forma de las relaciones afectivas que tengo con mis hermanos, que son la poca familia que me queda más haya de mis padres, terminaré diciendo que todo lo mencionado me jode, pero sobre todo lo siento.

Siento que no haya una relación mejor, siento estar tan lejos de vosotros más haya de la distancia, sino concretamente tan lejos de vuestros corazones y siento no haber sido mejor hermano, para como mínimo merecer tal seudónimo. Siento orgullo de ser vuestro hermano aunque el calificativo me venga bastante grande, y sobre todo, os quiero, os quiero como si las cosas entre vosotros y yo, nos estuvieran tan frías. Pese a todo, os quiero como mis hermanos que sois.

viernes, 12 de junio de 2015

Cuando llegue el momento, hacedlo.


No os voy a engañar, ni os voy a endulzar lo que me está rondando la cabeza de ninguna manera, os debo la verdad o eso creo, os la debo porqué ahora mismo si estáis recorriendo estas líneas con los ojos, sois mis lectores. El contrato se cierra en consecuencia, tengo vuestra atención y vosotros tenéis mi verdad o lo que yo creo que es verdad pues la verdad a veces es relativa a las opiniones. Aunque este no sea el caso.
Son las tres de la mañana casi y hay algo que no me deja dormir, algo a lo que no puedo dejar de dar vueltas, algo que me inquieta y me asusta, y algo que me dispongo a contaros. Puede que vosotros penséis, bah, no es para tanto, las tres no es tan tarde, creedme para mí, si. Hace un rato debía estar durmiendo. Por dos razones, la primera es que esa personita importante que esta por ahí dedicándome una pequeña parte de su vida me dijo hace ya rato que durmiera bien que me quería, con eso debería ser suficiente para granjearme buenos sueños. Sin embargo no es el caso. La segunda razón es que yo soy de esas personas que llega, plancha la oreja y en segundos está profundamente dormida. Normalmente es así... Aunque últimamente...
Voy al grano. Siempre a lo largo de mi vida ha habido episodios en que he tenido una especie de dolorosa certeza, una certeza a la que de verdad temo. La locura. Ha habido veces que mi mente se ha reído de mí, ha jugado conmigo, veces en las que he notado de verdad que la cordura no me acompañaba, que me sumía en la irracionalidad. Veces en las que de repente me he quedado en blanco, sin saber nada. En las que me han hablado de hechos vívidos de los que no albergo recuerdo alguno. Veces en las que he estado seguro de una cosa, hasta el punto de poner mi vida en juego si hiciera falta, y me han desmentido que tal cosa no era así. Veces en las que he estado fuera de lugar y con la terrorífica seguridad de encontrarme en una situación en la que no me encontraba. Y la peor de todas tomar una decisión concreta y difícilmente corregible de la noche a la mañana sin saber porqué la he tomado.
Pondré ejemplos. En orden mencionado. Estar haciendo cualquier tarea, estar yendo a cualquier sitio y quedarme paralizado porqué de repente he perdido la consciencia de donde estoy y hacía que me dirijo, de tal modo que me ha costado un rato salir de ese terrorífico estado en blanco; Que alguien me cuente una anécdota y yo no recuerde un sólo detalle de ella, que ni me suene, hasta el punto de pensar que esa persona se equivoca de protagonista. Pero sin embargo que otras personas me digan que esa anécdota es real, no es una mentira, que era yo de verdad y además era una de esas historias que no se olvidan, también me ha pasado con personas y lugares, olvidarlos por completo como si nunca los hubiera conocido; Estar hablando de algo que recuerdo con seguridad como que tal objeto era de tal color, o estaba en cierto sitio o posición y que me digan que no, que era de otro, que estaba en otro lugar o posición. Discutir y discutir por estar tan seguro de lo que digo que hasta me dejaría torturar defendiendo lo que creo. Sin embargo tras mucha discusión darme cuenta de que no tengo razón. Darme cuenta de que mi mente no funciona bien. La última fue una discusión porqué yo creía que tal persona había bebido "x" bebida y había bebido otra. Me hubiera apostado al vida a que había bebido granadina; Despertar y por algún motivo creer estar en peligro, en un peligro concreto sentir el miedo y la seguridad de estar en dicho peligro, de que no estoy en un sueño y de que estoy completamente despierto y consciente, estar intentando sobrellevar esa amenaza inminente y de repente, como si esa perdida de la cordura cesara, darme cuenta de donde estoy y de que todo había sido una locura momentánea; Por último. El ejemplo más significativo de tomar una decisión de repente sin saber porqué fue este. Me ha pasado dos veces. Tener una relación sentimental con alguien. Una relación de mayor o menor éxito pero una relación, una relación que no estaba en su peor momento, una relación que por difícil que fuera prometía. Acostarme una noche más o menos encariñado con esa persona y al día siguiente al despertar, el primer pensamiento que pasara por mi cabeza fuera una decisión. "Tengo que dejar a ..." quien fuera. Una decisión que pareciera implantada en mi mente. En plan "Origen". De repente te despiertas y has tomado una decisión tan importante, sin saber cómo, ni porqué, sólo que la has tomado, que debes hacer esa cosa que ha sido tu primer pensamiento del día. Piensas eso, es como si tuvieras la completa seguridad sin entenderlo de que debes hacer esa cosa. Y poco a poco a lo largo del día, vas argumentando porqué debes hacerlo, pero en el fondo sabes que no ha sido el raciocinio lo que ha implantado esa decisión en ti. Gracias a dios o a lo que sea siempre que he tomado esa decisión ha sido para bien, y en el caso de esas relaciones, no eran relaciones demasiado serias, importantes ni con vistas de futuro, pero aún así no puedo evitar temer el "que" haya tomado esa decisión el "que" haya funcionado de tal manera para que yo pensara así como si me lo hubieran grabado a fuego, y sobre todo temo que un día tome esa decisión y sea para mal. Para llevar mi vida por donde no llevo o para dejar a una persona a la que de verdad amo y con la que de verdad quiero estar.
Lo peor de algunos de estos casos es que a veces uno puede pensar que le están engañando, le están intentando confundir. Pero le desmienten cualquier tipo de duda, hasta el punto que la realidad le golpea a uno de frente, le arrolla hasta el punto de destrozarlo con la duda de "¿Estaré loco?", "¿funciona bien mi mente?" Hacerse esa pregunta es duro, sentir la certeza de que la mente de uno no marcha bien, de que hay algo que no funciona... Es doloroso. Es algo que desconcierta que nos arroja a la locura momentáneamente, a la desesperación por no saber que nos está pasando, que pasa dentro de nuestro interior. Con el tiempo aprendí acostúmbrame a estos "lapsos" al menos a acostumbrarme para que cuando lo sufriera no dejara traslucir mis sentimientos delatándome. Para que la gente no pensara de mí lo que yo pensaba en ese momento "Está loco". Pero antes de conseguir ocultar ese miedo y esa desesperación ante tal incertidumbre no miento si digo que me ha costado muchas depresiones, mucha rabia, ira, frustración, lágrimas, gritos y puñetazos impotentes contra algo. Muchas deseos oscuros y autodestructivos, mucho odio contra mi mismo y contra mi consciencia y raciocinio. Mucho miedo. Mucho estrés, mucha preocupación.

Y es que no pienso en ello, tengo la mente llena de cosas para pensar siempre en algo que no está pasando, pero cuando me pasa no puedo pensar en otra cosa. No puedo llenar mi mente sobre cosas que escribir, que hacer. Sobre aventuras que vivir, sobre risas que sentir o sobre besos que dar. Cuando sufro uno de estos episodios quedo totalmente anulado por ese estado depresivo de miedo y desesperada incertidumbre post-ataque. Y pienso en los antecedentes familiares relacionados con la perdida de la chaveta. Y pienso que si no estaré loco y todo es un sueño, la vida que tengo es una fantasía, pienso si no estaré de verdad atado en una habitación acolchada. Pienso si esos lapsos no irán a más. Pienso si alguien un día tendrá que sufrirlos junto a mi y por mi culpa. Pienso que un día acabaré loco, seguramente cuando esté mayor. Que no tendré esa bella vejez donde uno se conserva fuerte hasta que muere. Que no seré ese viejo cuyos hijos piensen "Seguro que todavía puede conmigo" Que no seguiré bien hasta que un día simplemente deje de estar. Que no disfrutaré de esa vejez idílica y que cuando llegue el día no tendré la fortaleza que deseo para morir como quiero, con dignidad y de pies. Pienso, aterrado, que un día la locura me invadirá. Que un día no seré capaz de ser yo mismo, que sólo seré una sombra triste que no se me parece, una sombra que no alberga mis rasgos, que no posee esas pocas cualidades que me hacían único. Que no es capaz de hacer reír, de infundir ánimos y valor en otros, que no es capaz de proteger y cuidar, que no es capaz de querer y amar. Pienso que un día no podré dedicaros palabras llenas de amistad, admiración y amor, que no podré escribir líneas dejando en ellas todo el talento, por poco que sea, que tengo, pienso que no seré yo, que ni siquiera tendré la capacidad de recordaros a lo que fui, a esa persona cariñosa que os cuidó. Y entonces cuando pienso eso siento ganas de llorar, de romper la mascara que he creado para cubrirme cuando tengo miedo o cuando estoy triste. Y entonces sólo anhelo una cosa. Que si llega el momento en el que la razón me abandona, en el que en consecuencia dejo de ser yo. En el que pierdo la mejor de mis cualidades, que es darme a otros, que es cuidar y querer. Entonces, si eso pasara, sólo anhelo que llevéis a ese loco inútil, incapaz de en su locura tan sólo ser alguien cariñoso y agradable, espero que lo llevéis al lugar del que no vuelva. Como si una pieza de ganado enferma fuera, como si de un caballo inútil y tullido se tratara, llevadlo detrás del establo y metedle un tiro en la sien. Acabad con su agonía, aunque no posea cordura ya, os lo agradeceré. Cuando llegue el momento... Hacedlo. Pues de todos mis miedos, que son muchos, pues soy humano y no tan estúpido al menos como para no tenerlos. De todos ellos mi peor miedo es dejar de ser yo, por culpa de la locura. Perder mi esencia, mis rasgos, mi personalidad, lo que me define. En definitiva, perder mi alma. Porque un vivo, sin alma, es sólo un ser vacío, una envoltura inútil. Prefiero ser recordado con amor. Que prevalecer en forma de papel de caramelo vacío al que hay que llevar de la mano a todas partes.

viernes, 5 de junio de 2015

Recordándote


 Mirar tus labios y querer besarlos, mirar tus ojos y clavar en ellos los míos para no perder un detalle de esa mirada mágica. Eso es, te amo. Andar a tu lado y contemplar tu gracia, perderme en tus formas, líneas y en tu cuerpo. Adorarte, cada día, como si fuera el último. Darte cada beso lleno de pasión como si la vida se me escurriera entre los dedos, como si la vida fuera arena, como si ese fuera mi último beso. Acariciar tus cabellos con ternura y cuidado, una cascada castaña y preciosa, suave, ondulada. Agarrar tu mano con firmeza y no poder evitar besarla y apretarla junto a mi cara, sintiendo su suave tacto. Estar cerca de ti y no poder evitar acariciarte, las manos, los brazos, las piernas la espalda, no poder evitar cubrir de ternura un cuerpo tan majestuoso un cuerpo tan perfecto, no poder evitar estar enamorado.
Tu preciosa voz que me abre un mundo, un mundo de anécdotas, un mundo de risas, una voz que además de preciosa es sabia, lista, ingeniosa, una voz que habla por una gran mente, podría pasar horas y horas escuchándote, riéndome de tus ocurrencias, cada una más loca que la anterior, podría pasar horas escuchando tu historia, podría pasar horas viéndote esquivar mi mirada, viéndote sonrojarte, cuando me dices que me amas, cuando me expresas como estás de enamorada. Podría pasarme vidas enteras así.
Y así es como me siento contigo, así es como haces de mi un hombre importante, así me das la vida, me iluminas. Así me enamoras, me haces feliz, me fascinas. Así pasan mis días, anhelando tenerte entre mis brazos, anhelando lanzarme a los tuyos, anhelando tus besos, anhelando tus caricias, echándote de menos pensando en ti, trayendo tu perfecta cara a mis recuerdos, viendo esa expresión que pones cuando la acaricio, una expresión de felicidad, una expresión de calma, de tranquilidad, esa expresión que me encanta provocar pasando mis dedos por tus mejillas en una suave y delicada caricia, cuando pongo mi mano en tu rostro, dejo mi pulgar en la línea de tu nariz, mis yemas rozando la línea de tu mandíbula, cubriendo tu mejilla, tu mandíbula, tu piel con mi mano áspera.
Sólo de recordarte mi respiración se agita, sólo con pensar en ti, con hablar contigo aunque sea en la distancia, mi pulso se acelera, mis manos tiemblan, como cuando estoy contigo y me miras de hito en hito, cuando pasas tus finos dedos por mis cicatrices, mi piel o mis manos, como cuando andas a mi lado y como por accidente agarras mi mano, como si hubieran chocado por azar y sin saberlo se hubieran encontrado y entrelazado.
Pero junto con la magnificencia de amarte y de ser correspondido, con el placer de ser tuyo por entero, junto con la pasión que inoculas en mí con tu compañía sólo, también albergo temor y miedo. Estar enamorado de ti es grato, pero cuando posees algo tan grande o no sabes apreciarlo o temes perderlo. Cuando tienes lo mejor no puedes evitar los nervios de extraviarlo. No puedo evitar el temor de que veas ese lado que no quiero que sea descubierto, no puedo evitar temer que lo encerrado huya y sea visto, no puedo evitar temer que no asimiles que hay cosas de mí que no me representan, pero que ahí están.

sábado, 28 de marzo de 2015

Yo, caído.

El cielo nocturno se veía cubierto por un espeso manto de nubes grises, unas nubes que tapando el brillante resplandor de la luna llena cobraban matices purpúreos. Era como un retal de seda bordado con tonos grises, azules oscuros, negros y violáceos. Era realmente precioso, era increíble como un cielo tan bonito podía de repente surgir en la hora más oscura del día, en el apogeo de la noche, en un mundo tan contaminado por el hombre, en una ciudad tan bulliciosa como aquella que ni siquiera tenía tiempo o ilusión por mirar un cielo tan mefistofélicamente tétrico, pero a la vez tan inconmensurablemente bello. Era una mezcla de algo macabro y algo precioso. Era bonito a horrores.

Si hubiera podido llorar lloraría, si sus ojos, dos pozos de luz falsa, provocada por su condición como individuo, que no por los sentimientos de su corazón, pudieran derramar una lágrima, en vez de verse siempre luminosos y bellos, si pudiera llorar a raudales cometiendo así quizás un crimen contra natura, lo haría. Su sino, ser un individuo luminiscente, un ser bello y esperanzador, y no poder de ninguna forma dejar de serlo, no poder sentir tristeza en cada partícula de su ser, no poder palidecer, enfermar, entristecerse, no poder debilitarse, deformar su cuerpo con la ira, marcando ojos sanguinarios, venas palpitantes y músculos tensos llenos de furia. Aquel era dicho sino.

El era un ángel, un ser divino, un ser lleno de luz y belleza y su naturaleza le impedía alejarse un ápice de esa situación, no podía sentir tristeza rabia e ira, más que en un pequeño recoveco de su corazón, en un pequeño lugar que era la única parte de su cuerpo, que en verdad era suya. Su angelical estado pertenecía a su tirano, amo y señor, creador de todas las cosas, omnipotente, luminiscente, omnisciente, sapiente, etc, etc, etc.

Por mucho daño que la hubiera hecho, ese dolor que la había llevado a la locura a perecer en la negra oscuridad y a morir, que había cogido un ser precioso y perfecto y la había convertido, a su alada compañera en inexistencia, en mortalidad a manos de bestias del averno, ese daño no podía reflejar culpa en él, más haya de ese rincón de su ser que quedaba sin profanar con luz irradiante.

Y en ese momento, ese dolor, esos sentimientos oscuros que luchaban por salir afuera, que luchaban por abrirse paso, por renunciar a una forma positivista y esperanzadora que aborrecía, de tal manera que preferiría suicidarse a seguir viviendo un minuto así... Tuvo una idea... Pero el suicidio no era la solución para hacer aflorar esos sentimientos que le ahogaban y apresaban. No, Porque en su condición no entraba la posibilidad de acabar con su propia vida, podía plantearse la idea brevemente, pero no podía llevarla a cabo, le era imposible y esa era una de las cosas de su instinto y naturaleza que le desquiciaban.

Pero aunque esa no fuera la solución, si había una solución, si había una salida, una forma de renunciar a ese estado divino que le desesperaba como si fuera un circulo del infierno dedicado por entero a él. Si había una manera, al menos una idea que pululaba en su mente sin cesar o así lo afirmaba esta. De tal manera decidió llevarla a cabo.

Agarró sus vaporosas y arcangélicas ropas y las rasgó dejando tras de ellas solo la desnudez de su cuerpo perfecto, esculpido y bello. Un cuerpo de piel fina y blanca, bonita desde luego, una cabeza de la que caía un torrente de cabellos dorados. Unas extremidades musculosas, un gran poderío. Y unas largas alas, de plumaje blanco. Grandes, fueres y poderosas.

Quedando desnudo extendió sus alas, abriéndolas, cuán larga era la envergadura de las mismas. Y entonces agarró el pomo de su espada y la desenfundó, desenfundó el acero reluciente con tonos rojizos, imbuido por llamas castigadoras de justicia, y la hizo girar con su muñeca, comprobando la ligereza del metal pese a su gran resistencia. Finalmente pasó uno de sus inmortales dedos por el filo comprobando la eficacia del mismo.

Alzó de nuevo las alas abriéndolas más aún y entonces con un rápido movimiento asestó un tajo. Y otro, y otro. La acción antinatural cometida por si mismo, la amputación atroz que llevaba a cabo sobre sus más celestiales extremidades, le imbuía de un dolor enloquecedor, desagradable al extremo y desquiciante, pero era una sensación que por muy desagradable que fuera no le envenenaba como su condición espiritual y natural de ángel.

Corte a corte pudo ver caer plumas cercenadas y ensangrentadas, pudo notar como rompía los huesos debajo del plumaje de aquellas alas y corte a corte volviéndose loco siguió hasta que hizo desaparecer ese par de maravillosas alas que quedaron ahora como un residuo sanguinolento en el suelo, abandonado. El dolor le corroía, le quemaba y le hacía desear miles de muertes y de castigos, con tal de no sentirlos más... Pero le liberaba de su luminiscente forma, de su irradiante poder, de su bella naturaleza pura y desquiciante, le fue liberando de esa carga que no había elegido o deseado pero que portaba, liberándole de su condición de ser celeste, dejando que su culpa, su tristeza, su miedo y su ira fluyeran, librándole de su perfección, imbuyéndole de su imperfección. Y por fin fue libre. Y ahora nada más le importaba, ni le hacía más feliz que sentirse mortal, que haber perdido su inmortalidad divina. Eso debía ser un pecado, debía ser el peor crimen, renunciar a la gracia divina que poseía, de esa forma. Pero daba igual. La libertad de poder sentir lo que quisiera, por mucho que le hundiera, le abrazaba y le amamantaba. Al fin, se sentía como el deseaba, no como debía hacerlo al ser un ejemplo de la supuesta perfección del creador...

lunes, 2 de marzo de 2015

"Que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son."

Ayer me pasó una cosa... Difícil. Si, es una buena catalogación, una situación en la que te sientes acorralado, una tortura que sufres dentro de ti, una putada bien gorda... Se podría catalogar así.

Pero de lo que quiero hablar es de una serie de reflexiones sin sentido que me vinieron antes a la mente. Que aunque fueran... Extrañas e inútiles, me parecieron curiosas y cuanto menos dignas de dejar en algún lado.
Explico un poco el contesto; Estoy en mi casa, comiendo unos macarrones tranquilamente, pasadas seguramente las seis de la tarde (que es cuando mejor sabe la comida) y estoy viendo Origen, la película me refiero. Explican el concepto este, de que en los sueños, de repente apareces, no recuerdas el comienzo de un sueño. Sólo estas ahí, de repente. Sin inicio por decirlo así.

Y estoy allí viendo la peli mientras como, cuando de repente pienso. ¿Y como sabemos que la vida no es un sueño? ¿Un sueño muy largo? ¿Un sueño del que nunca hemos despertado? Es decir, como sabemos que no es así. Yo, al menos, no recuero el momento de mi nacimiento, el momento en el que deje de ser inexistencia para ser algo que existe y vive. No recuerdo mi alumbramiento, no recuero mi niñez mas tierna, no recuero haber sido un bebe y mis primeros recuerdos seguramente serán de cuando empezaba a tener raciocinio, de cuando empezaba hablar y demás.

De esta manera, partiendo de que no recuero el principio de esta historia, de la que sería mi vida, dado que mis primeros y más difusos recuerdos son de cuando empezaba ha hablar, ¿como puedo asegurar que esto no es un sueño? Como puedo asegurar que la vida que es una pausa entre dos nada absolutas, un lapsus de existencia entre dos infinidades de no existencia, como puedo asegurar que algo tan... efímero en cuanto a lo que es el que existan las cosas, como puedo asegurar que esto que llamamos vida, ¿no es un sueño?

¿Porqué esta vida no es un sueño? No mentiría mucho si dijera que todos hemos pensado alguna vez, "¿Esto es real?" Pregunto a quien lea esta recopilación de ideas absurdas, ¿Nunca has visto, sentido, o experimentado algo, raro, extraño o ilógico, que te haya hecho pensar... Es todo esto real de verdad? Hay quien lo denomina fallos en la realidad. Y eso sin entrar en detalles como aquellas cosas inexplicables, y ya no tanto hablar de leyendas y mitos, de hechos paranormales, de cosas extrañas que rozan la magia. Como podemos explicar asesinatos en masa, hecatombes, genocidios, como puede ser que la mente y forma humana pueda quebrarse tanto para cometer actos tan horribles ya sean enormes asesinatos en masa o singulares y crueles matanzas, o simplemente hechos que reflejan pura maldad. En fin divago dentro de esta divagación tan extensa...

A fin de cuentas, se podría decir que esta vida es un sueño, que nada es real ni tampoco deja de serlo. Que todo existe y no existe. Que lo que nos rodea, la vida, la existencia, este todo, es más inexplicable que explicable, como son los sueños. Un algo simplemente definible por las palabras; difuso, onírico, surrealista... Me gustaría pensar que es así. Que todo es posible, y esa creo que puede ser una idea, a parte de extravagante y rara, bonita. Como escritor me haría feliz pensar que a partir de la idea de que nada y todo es real, mis personajes, las mil historias que pululan por mi mente son reales, que al reflejarlas con palabras en una novela, no hago si no hablar de algo que existe, existió o existirá, que no es sólo ficción, que es un reflejo de nuestra vida desde otro ángulo, que es una realidad paralela a la nuestra, que es lo que pasa en una equivalencia de nuestro planeta que está a millones de años luz recto girando a la derecha...

En fin, ayer fue un día extraño y complicado. Esto no es más que un reguero de ideas absurdas que se han desbordado dentro de mi mente de tal manera que me he visto obligado a plasmarlas en algún sitio, por la fuerza con la que han influido en el interior de mi mente por muy absurdas que fueran. En definitiva, tenía que dejar esto en algún sitio, y aquí lo dejo.